Ex libris

Ayer llegó por fin el último caprichito que me he dado: un sello de caucho con mi propio Ex libris.

Se trata del ambigrama que ideé allá por octubre y que, por recomendación de  EC-JPR, decidí utilizar como Ex libris. Gracias por la idea, majete.
La verdad es que la idea me gustó desde el principio y, si uno consigue un ambigrama con su nombre el resto es coser y cantar. Y por el precio del juguete no hay que preocuparse, que para eso hay una página llamada Vistaprint, en la que uno se hace sus propios diseños y, por unos tres o cuatro euros, tienes tu sello en casa a los veinte días, salvo que lo quieras antes y pagues por ello un poco más.

Ahora me voy a seguir estampando libros, que todavía me quedan unos cuántos.



    Escribe un comentario.

    Escribe tu comentario:

    * Campos obligatorios.